fbpx Skip to content

Ejercicios de Respiración

17 noviembre, 2019

Algunos maestros dices que se conducen al desarrollo de la iluminación del alma o desarrollo de la inteligencia; otros, a dar a los sentidos una agudeza extra normal o provocar la aparición de facultades nuevas. Otros lo usan con fines más materiales, como atraer el dinero, prevenir enfermedades, atraer el amor, etc. Hay personas que lo usan para un fin bastante peculiar, es de ponerse voluntariamente en estado cataléptico para poder ser enterrado vivo y revivir a las semanas, cuando este sea desenterrado.

EJERCICIO PARA LA ¨CONTEMPLACIÓN DEL CUERPO¨

Los lamas del Tíbet lo describen así: ¨el discípulo se retira a la selva, al pie de un árbol, se sienta con las piernas cruzadas, el busto erguido la mente atenta y concentrada. Con la mente atenta inspira, y después expira. Cuando inspira largamente, tiene conciencia de ello y piensa < HE INSPIRADO LARGAMENTE>. De igual manera, cuando sus inspiraciones son cortas, tiene conciencia de ello. ¿A dónde conduce esta práctica? 

En las tradiciones ortodoxas de los iniciados explican:

‘Después de haber alcanzado los 4 éxtasis por medio de la contemplación, la inspiración y la expiración, el discípulo reflexiona sobre la base del aliento y comprende: la inspiración y la expiración presuponen la existencia de un cuerpo. Y el cuerpo, no es más que nombre asignado al conjunto de los 4 principales elementos y de las prioridades que están conectadas con ellos.  Causada por el contacto de los sentidos y de sus objetos respectivos, aparece la conciencia y por mediación de ella surgen los aspectos fundamentales de la existencia: el aspecto mental, formado por las percepciones, las sensaciones, las formaciones subjetivas; la propia conciencia y el aspecto material, o sea, la forma.’ 

        ¨Las cuatro bases de la atención, a saber: la contemplación del cuerpo, la de las sensaciones, la de los pensamientos, la de los fenómenos subjetivos, hacen perfectos los siete elementos de la iluminación; estos son: la atención, la búsqueda y el examen de la verdad, la energía, el interés, la concentración de pensamientos y la igualdad de la mente. Y a su vez, estos siete elementos producen la sabiduría y la liberación¨

ENTRENAMIENTO FÍSICO:

Los lamas letrados conocen estas teorías: sin embargo, la práctica de los ejercicios respiratorios no les inspira mucho interés. Aparte de algunas meditaciones, como la del Aum mani padme hum ( la frase sagrada del lamais-mo) en que el ir y venir del aliento sirve de base a una contemplación mística, la gimnasia de la respiración tiende especialmente a obtener resultados físicos.

 

Lo primero que se requiere de quien desea entrenarse según uno u otro de estos métodos con miras a la hazaña de tipo deportivo, es el dominio completo de la respiración. Para adquirirlo se prescriben los ejercicios siguientes:

Ejercicios:

Aspirar lentamente por la ventana derecha de la nariz y expirar lentamente por la ventana izquierda.

Aspirar lentamente por la ventana izquierda y expirar lentamente por la derecha;

Aspirar lentamente por la ventana derecha y expirar Rápidamente y con fuerza por la izquierda;

El mismo ejercicio, pero en sentido contrario.

Aspirar rápidamente por una ventana y expirar rápidamente por la otra; hacer el ejercicio opuesto.

Aspirar y expirar, tanto y tan rápida como lentamente por la misma ventana.

Aspirar por las dos ventanas a la vez y expirar de igual modo. Retener el aliento.

Las personas bien entrenadas consiguen durante un tiempo extremadamente largo, mantenerse sin expirar. Los principiantes suelen evaluar la duración del periodo de retención del aliento tocándose sucesivamente con la punta de los dedos la frente, después cada rodilla y chasqueando a continuación con los dedos; y cada chasquido cuentan: 1,2,3 y así sucesivamente. 

Otras veces, el que se ejercita repite mentalmente una fórmula y cuenta, con ayuda de un rosario, el número de veces que la ha recitado durante la retención del aliento. De igual manera que se retiene el aliento para expirar, hay que aprender a expirar sin respirar inmediatamente después, a quedar vacío, como se dice en términos técnicos. Hay que saber también detener el aliento, que llegue a su fin y expirar el aire ya inspirado.

También debe hacerse el ejercicio contrario: detener en seco la expiración antes de que llegue a su término y respirar. Es preciso aprender a aspirar el aire lentamente y a expirar de igual manera, ya sea por las ventanas de la nariz, o por la boca, apretando los labios de modo que entre ellos solo quede una abertura del tamaño de un alfiler. 

En sentido contrario, hay que aspirar el aire con fuerza, introducir instantáneamente una cantidad considerable en los pulmones y vaciar estos expulsando lentamente ese aire por las fosas nasales.

Los que se entregan a este ejercicio producen un ruido semejante al que hace un gran fuelle de forja.

Todavía se requiere el aprendizaje de otras muchas cosas, como dicen los tibetanos, y después hasta el centro nervioso que colocan en medio del pecho, hacia la parte superior del estómago, y a continuación hasta el ombligo. Algunos se ejercitan también en aspirar por el recto y hacerlo caminar por los intestinos, y se entregan a otras prácticas extrañas durante las cuales combinan los ejercicios de respiración con posturas extraordinarias.

OBJETIVO: Algunos maestros dices que se conducen al desarrollo de la iluminación del alma o desarrollo de la inteligencia; otros, a dar a los sentidos una agudeza extra normal o provocar la aparición de facultades nuevas. Otros lo usan con fines más materiales, como atraer el dinero, prevenir enfermedades, atraer el amor, etc. Hay personas que lo usan para un fin bastante peculiar, es de ponerse voluntariamente en estado cataléptico para poder ser enterrado vivo y revivir a las semanas, cuando este sea desenterrado.

      Es necesario hacer una relación a esta gimnasia, son muchos los incidentes que hay si uno se entrega a esto de manera irresponsable. Ningún maestro profesional puede obligarlos a hacerlo, eso es bajo su propia conciencia porque es algo peligroso si no se trabaja de manera correcta.